Home > Suspenso > QUE DIOS NOS PERDONE: BRILLANTE THRILLER EN EL CORAZÓN DE MADRID

QUE DIOS NOS PERDONE: BRILLANTE THRILLER EN EL CORAZÓN DE MADRID

Reparto: Antonio de la Torre,  Roberto Álamo,  Javier Pereira,  Luis Zahera,  Raúl Prieto, María de Nati. Dirección: Rodrigo Sorogoyen España, 2016. Duración: 125 min.

QUE DIOS NOS PERDONE: BRILLANTE THRILLER EN EL CORAZÓN DE MADRID

Crímenes horrendos cometidos en serie, dos policías muy singulares, el revuelto ambiente de 2001 en Madrid -donde aún reverberan las protestas de los indignados del 15M, mientras se prepara la visita del Papa Benedicto XVI- y un tejido social ricamente expuesto se entrelazan magistralmente en Que Dios nos perdone.
El estremecedor thriller de Rodrigo Sorogoyen (ojo con este nombre) echa mano a los parámetros del cine negro que tan bien se desarrolló en Hollywood y hasta nos remueve en el fondo de nuestra memoria a Chinatown (R. Polanski, 1974). Porque su película es a la par un profundo y de pronto retorcido drama sicológico, de distintas profundidades.
Y a la vez, es una historia -así como está narrada- que solo podía transcurrir en su país, España.
Sus personajes, aún los más secundarios, y todos sus escenarios, la calle, cafés, departamentos, la estación de policía dan cuenta de esa realidad de sello propio, situada en un momento particular que determina conductas y relaciones. Aquí, la Iglesia Católica -como aquella institución arraigada en las costumbres de una población cada vez más secular- tiene un rol inesperado que resulta clave.

PERSONAJES COMPLEJOS Y ENTRAÑABLES

En ese verano sofocante de julio de 2001, con los recuerdos aún frescos de la represión policial ejercida el 15 de mayo -y que surge en concisos diálogos- se mueven los inspectores Velarde (Antonio de la Torre) y Alfaro (Roberto Álamo).
Ambos son dos desadaptados sociales, pero por razones diametralmente opuestas. Velarde -a quien vemos al inicio visitando la tumba de su madre, fallecida en fecha cercana- es un hombre retraído, un observador perspicaz y agudo, de casi nulas relaciones. Lo precede su tartamudez, de la que sus propios colegas de pronto hacen sorna (nada que lo altere). Vive solo en un departamento impoluto junto a su colección de discos, como “Que Deus me perdoe”, en la voz inigualable de Amália Rodrigues.
Alfaro acaba de reintegrarse a la Policía tras un obligado tratamiento sicológico luego de propinarle una golpiza a un colega que terminó en el hospital. Casado y con dos hijos, es fuerte, seguro, impulsivo, irascible.
No obstante, ambos son buenos sabuesos, involucrados y perseverantes en su trabajo.
Cuando acuden a un departamento céntrico donde una anciana ha sido asesinada, esta dupla imposible empieza a funcionar.
No será el único caso. Son crímenes sórdidos, que solo una mente retorcida pudo concebir; encontrar las escasas pistas no es sencillo.
Para más complicación, reciben órdenes superiores de mantener estos hechos en el más completo sigilo, no vaya a ser que se estropee la visita vaticana.
No será la única cortapisa para la investigación.
Pero el carácter obsesivo y detallista de Velarde permite encontrar un hilo conductor.

HISTORIAS PERSONALES; TRAMA POLICIAL

El drama sicológico -doloroso en algunos, escalofriante en otros- que atraviesa toda la película conforma una historia particularmente interesante, más allá de la muy atractiva trama policial y sus sorprendentes giros.
Sorogoyen toma de la mano al espectador y lo va conduciendo por cada pequeña pista en un suspenso in crescendo. Entre persecuciones, carreras y datos clave, hay secuencias exquisitamente logradas.
Para ello cuenta con dos actores de extraordinario desempeño y un elenco que no le va a la saga.
Antonio de la Torre está nominado a los Premios Platino por El Reino , la más reciente película de Sorogoyen, un thriller político totalmente inspirado en la realidad.
Que Dios nos perdone va en la línea de otros grandes logros del cine hispano, como Tarde para la ira (VER COMENTARIO) (Raúl Arévalo, también con De la Torre) o La Isla Mínima (VER COMENTARIO) (Alberto Rodríguez).
Como para cortar el aliento.
Excelente.

(En tienda Fílmico, Paseo Las Palmas).

Categorias: Suspenso

Relacionados

Copyright Anajosefasilva.cl 2014