Home > Drama > 45 AÑOS: HUMO EN LOS OJOS DE CHARLOTTE RAMPLING

45 AÑOS: HUMO EN LOS OJOS DE CHARLOTTE RAMPLING

45 Years Reparto: Charlotte Rampling, Tom Courtenay, Geraldine James, Dolly Wells, David Sibley. Director: Andrew Haigh Reuno Unido,2015.Duración: 93 min.

45 años

45 AÑOS: HUMO EN LOS OJOS DE CHARLOTTE RAMPLING

Un drama íntimo, cotidiano, narrado con sobriedad y elegancia (esa sin oropeles ni parafernalia), es el que nos ofrece Andrew Haigh en 45 años; una película que nos recuerda que la mayor épica a la que nos enfrentamos todos es vivir el día a día, en la familia que hemos armado, como quiera esta sea.
Por su rol en ella, la magnética Charlotte Rampling (71) fue nominada al Oscar el año pasado y ganó el Oso de Plata en Berlín, que también recibió Sir Tom Courtenay (79). Dos actores británicos de sólida trayectoria, interpretando personajes que parecen haberse escrito para ellos.

EL OCASO PERFECTO

En Norfolk, en la campiña inglesa, viven apaciblemente Kate (C. Rampling) y Geoff Mercer (Courtenay), una pareja de personas mayores, muy bien avenida, sin hijos. De vez en cuando van al pueblo a tomar el té, a reunirse con sus amistades, a comprar.
¿No es el estado ideal para el ocaso? ¿Sin sobresaltos, sin enfermedades, con una linda y cómoda casa?
En 6 días más, Kate y Geoff celebrarán sus 45 años de matrimonio, con una fiesta que han estado preparando. Ya han elegido el lugar para el cóctel. “Este es el salón perfecto para un aniversario. Está lleno de historia, como un buen matrimonio”, les dice el encargado cuando van a revisarlo.
En 45 años, Kate y Geoff ¿han compartido todas esas historias? ¿O las más relevantes?
Una carta que llega desde Suiza parece traer la respuesta. En ella, las autoridades de ese país le informan a Geoff el hallazgo del cadáver congelado de una mujer desaparecida en un accidente de montaña en 1962. Se trata de quien fuera su primer amor. Kate conoce los hechos. O más bien parte de ellos. Porque la tragedia ocurrió hace tantos años; de hecho, antes de que ellos se conocieran, y Kate piensa que el aviso no tiene mayor trascendencia.
Hasta que se da cuenta que para Geoff sí la tiene.
Los fantasmas se aparecen cuando uno menos los espera.

ESE TENUE SUSPENSO

En solo hora y media, y sin alterar este ambiente sereno, Haigh (también guionista) nos engancha en un relato que se colma de un suspenso tenue.
En el que todas las certezas sólidas como una roca parecen amenazadas.
Al menos así lo siente Kate, algo que Charlotte Rampling transmite de manera tan arrolladora e intensa como delicada. Un zarpazo inesperado a la armonía largos años labrada y en el momento de una celebración que desde los preparativos iba a ser gozosa.
Kate se inquieta y, como nunca antes, echa de menos más fotos de ambos en las paredes de la casa. Luego descubre cartas viejas que estaban ahí, a las que no había prestado atención. ¿Faltaba historia en ese matrimonio?
Haigh, que es un director joven (43 años), es capaz de abordar con agudeza e inteligencia un conflicto que tiene en el centro a una pareja madura. Y elige la emblemática canción Smoke gets in your eyes como telón de fondo a esta atmósfera sutilmente cargada de emociones, que solo afloran en los ojos color humo de Kate-Charlotte y en ese casi imperceptible hermetismo en el que parece zambullirse Geoff.

LAS BASURITAS QUE SE METENE EN EL ALMA

No hay un solo gesto demás, ni una escena epatante. Los trajines habituales siguen, pero esto sucede al interior de esa linda pareja, a la que ciertas pequeñas cosas no dichas vienen a sacudir. Los diálogos más punzantes son breves, serenos, pero muy elocuentes.
Haigh aborda lo más difícil: los dramas cotidianos, esas basuritas que se nos meten en el alma sin que existan graves problemas que enfrentar. Esas que ineludiblemente se aparecen si las hemos barrido bajo la alfombra.
45 años es una película seductora, bella, entrañable, con un par de actuaciones de antología.
Véala. No querrá perdérsela.

(En Cine El Biógrafo).

Categorias: Drama

Relacionados

Copyright Anajosefasilva.cl 2014