Home > Drama > JOY: ENREDÁNDOSE EN UN TRAPERO

JOY: ENREDÁNDOSE EN UN TRAPERO

Director: David O. Russell Reparto: Jennifer Lawrence, Bradley Cooper Robert de Niro, Isabella Rossellini, Diane Ladd, Virginia Madsen, Edgar Ramírez. Año: 2015 . Duración: 124 min. País: Estados Unidos. MITAD DIVERTIDA, MITAD ABURRIDA.

JOY: ENREDÁNDOSE EN UN TRAPERO

La familia graciosamente disfuncional -que es la mejor parte de Joy: El nombre del éxito– es un tema que le resulta muy bien al director David O’Russell, aunque no siempre sus comedias dramáticas al filo del surrealismo hayan sido del todo comprendidas por el gran público.

Jennifer Lawrence y Bradley Cooper han estado en las dos últimas: la brillante El lado bueno de las cosas (Oscar para Jennifer y nominaciones en las categorías más importantes) y Escándalo Americano (10 nominaciones).

Y en las tres, Robert De Niro tiene un rol secundario.

En Joy el director y guionista vuelve a armar una singular troupe de personajes que se van sumando de la manera más improbable a las relaciones existentes en el ya amplio núcleo original: desde que Joy es una niña y tiene una media hermana por parte de padre, Rudy (De Niro), el que luego se separa de su madre, Terry (Virginia Madsen), quien se vuelve adicta a las telenovelas (parte del gracioso comienzo de la película).

El pilar de Joy -y la única sensata de la casa- es su abuela Mimi (Diane Ladd). Joy se casa con Tony, un venezolano encantador que sueña con ser el Tom Jones de los ’90 (Edgar Ramírez) y que termina siendo un perfecto patán. Aunque se divorcian, con hijos pequeños, Tony permanece viviendo en el sótano de la casa familiar, a donde prontamente le llegará la compañía de Rudy, luego que su última esposa decide “devolverlo”.

Huelga decir que la única que trabaja es Joy.

Pronto Rudy encontrará, vía citas online, a Trudy (Isabella Rossellini), una rica viuda italiana.

Mientras, Terry quedará prendada del gásfiter haitiano que llega a reparar los desastres dejados por ella misma.

Un gozoso enredo que resulta un deleite.

Pero, como se encarga de establecerlo el título, la película se trata de Joy y para allá fuerza el guión y la cámara el director.

Y es que Joy Mangano existe: antes de convertirse en la conocida vendedora televisiva y multimillonaria que es, gracias a su invento del “trapeador milagroso”, vivía precariamente como una madre soltera de tres hijos.

En suma, Joy: El nombre del éxito es el ultra conocido y clásico cuento del sueño americano hecho realidad.

Y a O’Russell -por más que lo envuelva en esas formas suyas tan frescamente singulares- lo convencional no se le da.

Por eso, cuando la película hace un giro forzoso hacia todo aquello que ya sabemos -la lucha, la caída, el triunfo, las traiciones, la adversidad, la fuerza de la perseverancia- el asunto se vuelve como cualquier manual de autoayuda del tipo “Cómo ser un emprendedor y no darse por vencido” o “Ud. puede: los milagros existen”.

Lo verdaderamente milagroso es que mientras se desdibuja la película, Jennifer Lawrence sigue luciendo intacto su prodigioso talento actoral.

IDEAL PARA: soñar con que la perseverancia todo lo puede.

 

Categorias: Drama

Relacionados

Copyright Anajosefasilva.cl 2014


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /home/ulasaloc/public_html/anajosefasilva.cl/wp-includes/functions.php on line 5309

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /home/ulasaloc/public_html/anajosefasilva.cl/wp-includes/functions.php on line 5309