Home > Familiar > MUJERCITAS: LA PODEROSA UNIDAD FEMENINA 

MUJERCITAS: LA PODEROSA UNIDAD FEMENINA 

Little Women Reparto: Saoirse Ronan, Timothée Chalamet, Emma Watson, Florence Pugh, Eliza Scanlen, Laura Dern, Meryl Streep. Dirección: Greta Gerwig Estados Unidos 2019. Duración: 135 min.

MUJERCITAS: LA PODEROSA UNIDAD FEMENINA 


Notice: Undefined variable: font_awesome_version in /home/ulasaloc/public_html/anajosefasilva.cl/wp-content/plugins/accesspress-social-share/accesspress-social-share.php on line 268

Parecía tan improbable que una directora joven —que nos sorprendió en 2017 con la originalísima Lady Bird (VER COMENTARIO)— se interesara por rescatar Mujercitas , esa novela aparentemente dulce y convencional, que ya ha tenido numerosas versiones en cine, teatro y TV…
Pero Greta Gerwig hizo el acto más subversivo que se puede hacer con un material así: conservó esa historia de base, que carece de antagonistas y malvados (los conflictos son internos a cada personaje), un retrato de época construido desde donde mejor se conoce una era, el hogar; aquello que lo ha hecho un clásico en el mundo, desde que se publicara en 1868.
“¿A quién le importan las pequeñas luchas hogareñas?”, se pregunta algo desanimada la protagonista.
Parece ser que a todo el planeta y en cualquier época.
Desde allí Gerwig (también guionista) destiló su esencia, lo imperecedero, y que sí puede interpelarnos en esta era del feminismo 2.0.

UNA SORORIDAD CONSTRUIDA DESDE EL RESPETO A LAS DIFERENCIAS

Mal que mal el reclamo de Louisa May Alcott —como el de la británica Jane Austen— está allí, aún en un ambiente inundado de afecto, con momentos emotivos o melodramáticos: el nulo rol de la mujer fuera de su casa y cómo la poderosa fuerza de la unidad femenina logra lidiar con esta realidad adversa.
Una sororidad —para usar un concepto de hoy— basada en los afectos filiales y en el respeto mutuo a las diferencias y los tiempos propios.
Si a Jo (brillante Saoirse Ronan, nominada al Oscar) —nuestra heroína, la chica inteligente e inquieta que quiere ser escritora—, apasionada como es, le parece inconcebible que su hermana Meg (Emma Watson) decida casarse, esta última se encargará de recordarle: “Si mis sueños son distintos a los tuyos, no quiere decir que sean insignificantes”.
También es desafiante en estos días poner en la pantalla un relato repleto de bondad, amor de hogar, caridad y solidaridad. Palabras que suenan a insulto frente al “exijo justicia ya”, que domina actualmente nuestras relaciones sociales.

 UN ELENCO BRILLANTE PARA PERSONAJES DOTADOS DE COMPLEJIDAD

De su brillante elenco la directora obtiene lo mejor, dotando de complejidad y carácter a personajes que podían desperfilarse en el grupo (hacía mucho que Emma Watson no lucía su talento):
Florence Pugh (¡debería ganar el Oscar!), una Amy luchando por su identidad y su vocación artística; Laura Dern como la madre, Marmee, esa mujer que mantiene la unidad con afecto y la madurez necesaria para gestionar sus emociones (la rabia y el dolor); la prematura sabiduría de la estoica Beth (Eliza Scarilen), que ve que “la vida es demasiado corta como para pelearse con las hermanas”; la tía March, en manos de una siempre efectiva Meryl Streep, una mujer más aguda que amarga, aunque hable con estilete (muy Maggie Smith).
Los hombres ocupan un segundo plano: el más relevante, Laurie (Timothée Chalamert). El padre de familia (Bob Odenkirk), que ha estado luchando en la Guerra de Secesión, aparecerá al final.

 UN RELATO NO LINEAL

Gerwig estructura el relato en racontos y flash-backs, enfatiza el cariz meta literario de la historia y le confiere agilidad y cierto humor justo y preciso. Tanto, que los momentos dolorosos nos atrapan desprevenidos. Porque todo ello forma parte de la vida y estas “mujercitas” saben que hay que afrontarlo.

Categorias: Familiar

Relacionados

Copyright Anajosefasilva.cl 2014