Home > Musical > LA BELLA Y LA BESTIA (BEAUTY AND THE BEAST): UN MUSICAL DE DOS HORAS

LA BELLA Y LA BESTIA (BEAUTY AND THE BEAST): UN MUSICAL DE DOS HORAS

Beauty and the Beast Reparto: Emma Watson, Dan Stevens, Luke Evans, Kevin Kline, Josh Gad, Emma Thompson, Ewan McGregor- Director: Bill Condon Estados Unidos, 2017. Duración: 123 min.

LA BELLA Y LA BESTIA, 5

LA BELLA Y LA BESTIA (BEAUTY AND THE BEAST): UN MUSICAL DE DOS HORAS

Para decirlo en síntesis, la versión Disney en carne y hueso de La Bella y la Bestia es esencialmente un musical de poco más de dos horas de duración.
No cantan toda la película pero está llena de números musicales, unos mejores que otros (algunos estupendos y otros varios bastante planos o bien machacones).
La historia es como ya seguramente la conocen: una linda chica de una aldea, llamada precisamente Bella (Emma Watson), vive con su amado padre viudo (Kevin Kline). No es como todas las mujeres del pueblo: ella es inteligente, lee muchos libros (algo que se encargan de recalcar majaderamente), es ingeniosa y temeraria.
Por eso es que el guapo Gastón, el rico de la comarca, ése por el que todas suspiran -un tipo vanidoso hasta la carcajada- no consigue conquistarla. Es más, la sola idea de casarse con él, le dan arcadas a Bella.

Como ven, el argumento es, en lo básico, idéntico a la de los dibujos animados de 1991, ésa en la que Disney realmente sorprendió al poner a una heroína con carácter, de pelo negro desmelenado, temeraria y que no quiere saber nada de príncipes ricos que la mantengan.
Ese fue el momento de giro para la casa de Mickey Mouse frente a sus personajes femeninos -tan dulces como frágiles y sometidos- aunque conservó lo que estaba en la historia original: finalmente hay un príncipe de premio.
Aquí Emma Watson (Bella) luce todo lo hermosa y magnética que ella es. Y el departamento de vestuario se encarga de que deslumbre, aunque al comienzo sea solo una aldeana.
El punto de humor -al comienzo. lo ponen Gastón (Luke Evans) y su Sancho Panza, LeFou (Josh Gad). Este último también es el encargado de dar vida a la tan cacareada apertura al mundo gay, que se reduce a una escena mínima que amén de pasar casi inadvertida no estoy segura si es muy reivindicatoria.
Cuando el padre de Bella se pierde en el bosque encantado y es encerrado en el castillo de la Bestia, ella sale en su búsqueda y cambia su libertad por la de él.
Aquí comienzan las escenas de palacio (bastante recargado para estar tan abandonado) en que los objetos adquieren protagonismo: la tetera, el candelabro, la taza de té, etc.
Bella no es fácil de asustar y la Bestia -que fue alguna vez un príncipe banal y despiadado- tras purgar sus pecados por años y con creces, con un castigo terrible, ha ido ablandando el corazoncito que alguna vez tuvo congelado.
Esta es una historia que pretende decir que la verdadera belleza está en el interior, pero que se desmiente a sí misma de principio a fin. Pero vamos, siempre fue así.
Sobre el feminismo que ha decidido abrazar Emma Watson -y que le ha sido muy útil para estar en primer plano y a Disney para promover esta película- hay que decir que por más que uno le dé la vuelta, por acá no hay ningún aporte al respecto. (Ya dijimos: el personaje ya venía definido así; acá no hay más novedad que un invento de Bella para que las chicas de la aldea laven de manera automática mientras se cultivan aprendiendo a leer).
Tiene buenos momentos.

Lo mejor: el vestido amarillo de Ema Watson.
Imperdonable: el corte de pelo de Dan Stevens (¡Matthew, de Downton Abbey!) cuando deja de ser Bestia para volver ser Príncipe.
Lo peor: el kitsch desatado de la escena final.

DATOS

La Bella y la Bestia ha tenido varias versiones. La primera, la muy alabada de Jean Cocteau de 1946. Luego se hicieron una serie de TV a fines de los ’80; la versión animada de Disney de 1991; y una francesa, con actores como Vincent Cassel y Léa Seydoux en 2014, que tuvo pésima critica.

Categorias: Musical
  • Jose Alfaro

    1 comentario
    Ordenar por
    Más antiguos

    Publicar también en Facebook
    Publicar

    Jose Alfaro
    Controlador aéreo en Aeronautica Civil
    Es un insulto a los papas.
    No quieren meter a la fuerza el mundo GaY.

    Yo no llevare a mis hijos a ver esta pelicula.
    porque mentes enfermas y degeneradas metieron una escena Gay.

    Llamo a un Boicot…de todos los papas de mente sana a no ver esta pelicula……

    Mentes enfermas y degeneradas.
    basta de meternos a la fuerza la aceptacipn del.mundo de Desviado.

    • Elena

      Bueno, tú no estás demostrando tener una mente sana que se diga…

Relacionados

Copyright Anajosefasilva.cl 2014