Home > Musical > LAS 11 RAZONES POR LAS QUE TIENE QUE VER LA LA LAND

LAS 11 RAZONES POR LAS QUE TIENE QUE VER LA LA LAND

la_la_land_foto_dale_robinette_4

LAS 11 RAZONES POR LAS QUE TIENE QUE VER LA LA LAND

1. Por curiosidad: La La Land es, hasta esta fecha, la más segura ganadora del Oscar 2017 a la mejor película (aunque recién el martes se den a conocer las nominaciones).
2. Porque es un espléndido musical, una relectura actualizada y definitivamente moderna de lo mejor de ese género que hizo furor en la era del Star System en Hollywood, con coreografías sorprendentes y seductoras y el jazz como protagonista (por ahí aparecerá John Legend). En suma, un inteligente homenaje muy siglo XXI al cine clásico.
3. Porque si le cargan los musicales (como a mí) la cantidad de guiños a Cantando bajo la lluvia, Un americano en París e incluso Casablanca —esta última, desdramatizada— nunca son un lastre para el relato. Es más, Ud no querrá que se termine: porque nada sobra, ni se extiende por demás, ni está pegado con goma para que Ryan Gosling y Emma Stone muestren cómo es que aprendieron a bailar tan bien (y a tocar el piano el primero). Ambos, hay que decir, tienen experiencia en el teatro musical, eso sí.
4. Porque el humor que se cuela en los momentos precisos —incluso en la primera secuencia— es el arma escogida para disparar una historia sobre las renuncias que quedan en el camino cuando se persiguen sueños en los que nos obstinamos y no queremos que se rompan.
5. Porque ese geniecillo que resultó ser Damien Chazelle (tiene 32 años recién cumplidos) —que ya nos dejó con la boca abierta con Whiplash— se sirve del más ingenuo e inocente de los géneros para hacer una crítica ácida y amable a la vez a ese mundillo deshumanizado de las audiciones, de la música prostituida por cualquier cosa que sirva para masificarla y los sacrificios humanos con que se sacian los dioses del éxito en el camino del arte.
6.  Porque si la paleta de colores, el cuidadoso diseño de ambientación y vestuario lo dejarán en éxtasis visual, las líneas de diálogo son una delicia (varias dan ganas de copiarlas). Ágiles, irónicas, se dejan caer en ciertas escenas de breves planos, unidas en un montaje rápido que le da frescura a la historia, a la vez que sintetiza perfectamente los conflictos laterales.
7. Porque, y sin hacer spoiler, esa maravillosa secuencia de ensoñación del final, en que se rebarajan escenas para crear una realidad distinta, es la manera más creativa que a alguien se le pudo ocurrir para evidenciar cómo es que cambiamos a cada instante nuestro destino hasta con las más nimias decisiones que vamos tomando.
8.  Porque el ya muy versátil Ryan Gosling ¡tenía más registro artístico que mostrarnos aún! Con Emma Stone (Mia) en su mejor momento, conforman una pareja convincente e icónica, que sabe atravesar con solidez por los avatares de la historia que van construyendo.
9. Porque “si vas a hacer algo, hazlo con pasión” es la consigna, puesta ahora en boca de Seb (Gosling). En Whiplash lo decía ese sádico profesor de música que J.K.Simmons trasformó en inolvidable. Por eso se agradece que también esté en el elenco con un rol no tan perverso aunque nada cariñoso tampoco.
10. Porque —si es que se le pasó por la mente— La La Land NO ES The Artist ni por asomo (¡por favor!). Esa equivocación que cometió la Academia en 2012 sirvió para que conociéramos a una estrella fugaz, Jean Dujardin, y a un encantador perrito. Nada más.
11. Porque, sencillamente, ver esta película es una experiencia gloriosa. No se reste de ella.

Categorias: Musical

Relacionados

Copyright Anajosefasilva.cl 2014