Home > Suspenso > PARÁSITOS (PARASITE): PERVERSO MANUAL DE SUPERVIVENCIA

PARÁSITOS (PARASITE): PERVERSO MANUAL DE SUPERVIVENCIA

Gisaengchung Reparto: Song Kang-ho, Lee Seon-gyun, Jang Hye-jin, Cho Yeo-jeong, Choi Woo-sik, Park So-dam, Dirección: Bong Joon-ho Corea del Sur, 2019. Duración: 132 min.

PARÁSITOS (PARASITE): PERVERSO MANUAL DE SUPERVIVENCIA


Notice: Undefined variable: font_awesome_version in /home/ulasaloc/public_html/anajosefasilva.cl/wp-content/plugins/accesspress-social-share/accesspress-social-share.php on line 268

Incluso con la sobre expectativa que se ha creado en torno a ella, Parásitos (Parasite) resulta ser todo lo sorprendente, ingeniosa, intensa, inquietante y frenética como para tener a la crítica unánimemente rendida a sus pies. Una fascinante joya cinematográfica de esas que marcan época.
El coreano Bong Joon-ho (Okja VER COMENTARIO, Snowpiercer VER COMENTARIO) ya lleva cosechados más de 100 premios —partiendo por la Palma de Oro de Cannes— y es altamente probable que se quede con el Oscar.
En una alucinante mezcla de crítica social, comedia, thriller, drama, suspenso, Parásitos estructura una cadena delirante de enredos y timos, que en la última hora no cesa de dar giros inusitados, hasta cargar la atmósfera de oscuridad y contrastes. Todo ello, cuando el espectador desprevenido ha llegado a convencerse que estaba frente a una clásica historia sobre el improbable encuentro entre dos familias de clases sociales en las antípodas.
Si el guión nos conduce por serpenteantes caminos, la cámara hace lo propio, subiendo y bajando por la ciudad, atravesada de ostensible desigualdad.
Pero no hay lugares comunes ni obviedades en esta historia; ni blanco y negro, ni buenos y malos: todo es mucho más complejo, como la vida misma.
Hacinados en un sucio y caótico sucucho casi subterráneo, los hijos adolescentes de la familia de Ki-taek están más ocupados de encontrar un punto de la “casa” donde conseguir colgarse, con sus celulares, de una señal de wi-fi, que de las cucarachas que de pronto aparecerán en alguna bolsa de pan.
La joven Ki-jung es un as del mundo online y todos sus recursos; su hermano Ki-woo no se queda atrás. La familia toda demuestra una gran habilidad para manipular a quien se le ponga por delante y sobrevivir alegremente.
Por eso cuando un amigo de Ki-woo le propone reemplazarlo como profesor de inglés de la hija de una familia muy rica, no solo no duda en aceptar. Haciendo uso de artimañas, mucha labia y seducción, finalmente la familia entera terminará instalada en la mansión de la crédula y adorable Yeon-kyo, sus dos hijos y su millonario marido. “Si eres rico, no tienes resentimiento ni arrugas” y es natural ser amable, comentan entre ellos los serviciales “invasores” a modo de observación.
Si la ciudad es una representación patente del ascenso y descenso paraíso-infierno, la casa —inmensa, luminosa, diseñada por un famoso arquitecto— también se organiza con escaleras, bellos jardines y un laberinto subterráneo que develará enormes sorpresas.
Ambas casas —la mansión y el sucucho— se van transformando en retorcidos pasajes que subrayan lo perturbador de los acontecimientos.
Pero vivir como parásitos tiene sus riesgos. Sobre todo cuando se actúa con un desparpajo casi inocente.
Una lluvia torrencial inesperada desencadenará una seguidilla de hechos que desbaratará este precario equilibrio.
Nada quedará en su sitio.
Tampoco esa tentadora primera lectura que parece ofrecer Parásitos: acá no hay lucha ni solidaridad de clases; ni están claras las divisiones entre víctimas y victimarios.
Bong Joon-Ho representa estas complejidades con un elegante y muy bien aprovechado uso del lenguaje audiovisual, dando incluso espacio al concepto de olor, un aspecto de gran significado en la historia.

Imperdibles 2 horas 12 minutos de sorpresas y suspenso.

Categorias: Suspenso

Relacionados

Copyright Anajosefasilva.cl 2014