Home > Netflix > THE END OF THE F***ING WORLD: HUMOR NEGRO, ADOLESCENCIA Y DRAMA

THE END OF THE F***ING WORLD: HUMOR NEGRO, ADOLESCENCIA Y DRAMA

En Netflix Primera temporada 8 episodios de 20 minutos de duración cada uno.

THE END OF THE FNG WORLD

THE END OF THE F***ING WORLD: HUMOR NEGRO, ADOLESCENCIA Y DRAMA

“Estoy seguro que soy un sicópata”, dice en off James, 17 años. Y en un breve raconto, a modo de prueba, espiga ciertas “anécdotas” de su niñez. Así arranca The End of the F***ing World, la indescriptible, singular y alucinante serie británica, basada en la novela gráfica de Charles S. Forsman, que mezcla humor negrísimo, incorrección política, drama y ternura en un cóctel de fuerte calibre que, sin embargo, es más que mera entretención.
Tras James, se introduce a sí misma Alyssa (Jessica Barden) -que nos confiesa que odia a todo el mundo-, quien va al mismo colegio que James y tampoco tiene cosas muy alegres que contar.
Ambos adolescentes malheridos, de familias disfuncionales, traban lo que podría decirse una amistad, de una manera poco convencional y por un motivo insólito.
James (Alex Lawthe, una suerte de Hugh Grant versión quinceañera) vive solo con su padre, un hombre ingenuote y bonachón, que no tiene idea de las cosas terribles que pasan por la cabeza de su callado y triste hijo.
Alyssa vive en una linda casa -que es en realidad un hogar pesadillesco- con su joven madre, su desagradable y ridículo padrastro, y los pequeños gemelos nacidos de este segundo matrimonio. A su padre no lo ha visto desde que éste se fuera de casa.
En su manera anárquica de resistir la vida y la nada que sienten que ésta les ofrece, un día cualquiera, sin plan alguno, deciden irse. Así, sin más. Parten primero sin destino, luego en búsqueda del padre de Alyssa en un recorrido caótico por campos, ciudades y pueblos.
Solo 20 minutos dura cada episodio, como si se tratara de una sitcom, y a medida que avanzan los capítulos, el humor negrísimo y absurdo, que puede arrancar hasta carcajadas, va abriendo paso a la tragedia que está en la base. La de un par de niños frágiles que han llegado a la adolescencia muy dañados en su interior y que a pesar de su arrojo y actitud temeraria, hay en su fondo un resto de candor y capacidad de amar que en un sentido es su salvación y en otro, su perdición.
Charles S. Forsman parece estar vengándose de todos los adultos irresponsables, incapaces de salir de su torpeza y desidia para hacerse cargo de quienes trajeron al mundo y son su responsabilidad.
Porque en esta primera temporada de The End of the F***ing World, no hay más de dos personas mayores que sean capaces de mirar a James y Alyssa como lo que son: chicos sumergidos en graves problemas a los que llegaron a causa del abandono profundo en que han vivido, de distintas formas.
Esta es una de las series más interesantes -y apasionantes- que Netflix nos ha ofrecido en el último tiempo.
No apta para espíritus melindrosos.

En Netflix
Primera temporada
8 episodios de 20 minutos de duración cada uno.
Creador: Jonathan Entwistle.
Música: Graham Coxon
Gran Bretaña.

Categorias: Netflix

Relacionados

Copyright Anajosefasilva.cl 2014