Home > Teatro > EL VENDEDOR DE PÁJAROS: SALITRERAS CON OJOS DE MUJER

EL VENDEDOR DE PÁJAROS: SALITRERAS CON OJOS DE MUJER

La adaptación teatral de la novela de Hernán Rivera Letelier se presentará  en el Teatro Camino este sábado 21 y domingo 22 de julio. La Compañía Librepensadoras pone en escena una historia del norte chileno que no se enseña en los colegios.

PORTADA SUGERIDA

EL VENDEDOR DE PÁJAROS: SALITRERAS CON OJOS DE MUJER

Escribe: Rebeca Araya Basualto

 “Desolación” no parece buen  nombre de un lugar para vivir. Pero es el de un campamento de explotación salitrera -creado por la imaginación de Hernán Rivera Letelier-  que se consume, olvidado,  en el desierto más árido del planeta. Sólo un tren lo vincula  con el  mundo.
Diseminados por el norte chileno,  entre  1830 y 1930 se multiplicaron estos campamentos, denominados oficinas, que  generaron riqueza para sus dueños y el Estado, y redujeron  costos de producción mediante un sistema de trabajo basado en la explotación, abuso y maltrato a los trabajadores y sus familias.

LA HISTORIA

 Termina la década de los ’20. Cuatro mujeres aguardan impacientes la llegada del tren a Desolación: la profesora Lucila Godoy;   Belinda, su amiga pianista, que terminó en la oficina por un mal amor; Esther, la costurera y la joven Jordania, sirvienta del administrador inglés de la salitrera. Las une la decisión de formar un Club de Librepensadoras, siguiendo los postulados de la feminista española Belén de Zárraga.  Sus diálogos durante la espera van pintando el panorama de abusos, necesidades y pobreza en que transcurre la vida del campamento
Esperan una carta, proveniente de las librepensadoras de Valparaíso, quienes aportarán los estatutos para su organización. El portador será un  vendedor de pájaros. Preceden al mensajero relatos que lo relacionan con  Luís Emilio Recabarren, forjador,  a inicios del siglo pasado, de las organizaciones sindicales chilenas y del Partido Comunista. Y también historias que lo vinculan a la defensa de los más débiles y lo confrontan con los temidos capataces, guardianes de los intereses del inglés que administra la salitrera.
El esperado mensajero trae la motivación para enfrentar un sistema opresivo, que se hace sentir en la sala,  a través de la hábil articulación de música,  recursos audiovisuales  e iluminación. También este personaje trae la esperanza para las mujeres que intentan organizarse y -para Jordania- el amor. El conflicto se despliega cuando los omnipresentes capataces definen los límites de lo posible en ese páramo para los sueños y sus soñadores

 DEUDA SALDADA

 Con  El vendedor de pájaros Rivera Letelier dice haber saldado una deuda con las mujeres, siempre en segundo plano en sus relatos precedentes. Y la adaptación de Verónica González y Carmen Prieto elige sin matices ese ángulo, eliminando incluso a uno de los personajes y conflictos que el autor desarrolla en la novela.
El foco  teatral está en   las voces de mujeres que llegaron a las salitreras tras hombres que partieron en busca de trabajo. El relato escénico integra  lenguajes para producir, con recursos escenográficos modestos, sensaciones y emociones que buscan involucrar al  espectador con  la historia que se despliega.
La música de Andreas Bodenhofer es mucho más que un nexo entre escenas. Es una presencia,  que  intenta traducir la sensación de inmensidad y desamparo de quienes no tienen más paisaje que la vastedad del desierto.
Las  actrices, por su parte, pasan sin quiebres  que afecten la verosimilitud, de los parlamentos  a las canciones,  que son otro modo de construir la historia y la hacen  fluir con rapidez y emoción.
Aunque es un riesgo evidente, la progresión dramática no cae en lo panfletario, tal vez porque el estilo de Rivera Letelier se caracteriza por exponer situaciones sin ofrecer respuestas, más allá de lo evidente  para sus personajes.

FRAGILIDADES

Parece necesario revisar el cierre y continuidad de algunas escenas que conducen al clímax dramático de la historia. Particularmente  hacia el final, hay escenas  que mejor  resueltas ayudarían al espectador a seguir la lógica que conduce al conmovedor  desenlace de la historia.
Por otra parte, cabe destacar los homenajes que el autor de esta novela, adaptada para el teatro, realiza en el relato a la poetisa Gabriela Mistral, tanto al denominar Lucila Godoy a quien lidera a sus  personajes como llamar Desolación, primera publicación de Gabriela Mistral, al lugar en que transcurre la historia.

FICHA ARTÍSTICA
Adaptación: Verónica González y Carmen Prieto
Dirección: Carolina Carrasco
Asistente Dirección: Daniela González
Elenco: Carmen Prieto, Marcela Paz Silva, María Fernanda García, Verónica González
Producción: Compañía Librepensadoras
Música Original y Dirección Musical: Andreas Bodenhofer

 TEATRO CAMINO  (Antupirén 9.400)
Comunidad Ecológica de Peñalolén Fono: 562 2292 0644 – www.teatrocamino.cl
EL VENDEDOR DE PÁJAROS
Funciones: Sábado 21, a las 20:00 horas y domingo 22, a las 19:00 hrs

Fotografías: José Luis Tapia Olmedo

Categorias: Teatro

Relacionados

Copyright Anajosefasilva.cl 2014