Home > Drama > LA BODA: UNA ADOLESCENTE DESGARRADA ENTRE DOS MUNDOS

LA BODA: UNA ADOLESCENTE DESGARRADA ENTRE DOS MUNDOS

Noces Reparto: Lina El Arabi,  Sébastien Houbani,  Babak Karimi,  Nina Kulkarni,  Olivier Gourmet, Alice de Lencquesaing. Dirección: Stephan Streker Bélgica, 2016. Duración: 98 min.

LA BODA: UNA ADOLESCENTE DESGARRADA ENTRE DOS MUNDOS


Notice: Undefined variable: font_awesome_version in /home/ulasaloc/public_html/anajosefasilva.cl/wp-content/plugins/accesspress-social-share/accesspress-social-share.php on line 268

Ya en su primera secuencia, La Boda (Noces), del belga Stephan Streker, nos revela aquello que estará en permanente tensión a lo largo del filme, una batalla que ante todo se libra en el fuero más íntimo de su protagonista.
Zahira Kazim (magnífica Lina El Arabi), a sus 18 años, es tan liberal como cualquier adolescente del Primer Mundo y accede a los derechos que le brinda su país de residencia, Bélgica. Ha roto con su pareja, Tariq, de quien ha quedado embarazada, porque él no quiere tener ese hijo y ella sí. Ante esta situación, decide ir a un centro de salud: a su edad, puede acceder a un aborto con garantía de completa discreción.
Pero hay un reducto en su interior, arraigado a sus tradiciones: es una musulmana, como lo es toda su cariñosa familia, de ascendencia pakistaní.

EN ZAHIRA COHABITAN ORIENTE Y OCCIDENTE

Zahira, a quien varias veces veremos rezar siguiendo los ritos de su religión, mantiene sus creencias adheridas al fondo de su alma.
Sus padres —Mansoor y Nina—, su hermano, sus hermanas también se han integrado a la sociedad occidental, sin abandonar aquellas costumbres que, desde su punto de vista, definen su identidad. Muy unida a su joven hermano mayor, Amir, Zahira vive en un hogar cálido y alegre. Muy pronto se olvida de Tariq y se divierte con distintos chicos, siempre acompañada de su amiga desde la infancia, Aurore (Alice de Lencquesaing).
Hasta que se enfrenta a cumplir aquello que no se transa en su hogar: una mujer debe casarse con un hombre de su origen y credo. El matrimonio es una suerte de negocio acordado entre dos familias, donde la palabra lo es todo y compromete el honor de quien la da.
Si en Zahira cohabitan oriente y occidente en un equilibrio que ha funcionado, este es su punto de quiebre, aquello en que sus mundos no pueden conciliarse.
Para su familia, se trata de un asunto de relevancia vital. Una mujer soltera es inconcebible. “Haga lo que quiera con sus tradiciones; no interfiera con las mías”, le responde Mansoor Kazim a André, padre de Aurore, que ha ido a interceder por la muchacha.

SERES HUMANOS LIDIANDO CON SUS DOLORES Y CONTRADICCIONES VITALES

Streker dota de gran humanidad a su historia y a sus personajes: se hace cargo del dolor de unos y otros, porque en este drama no hay víctimas y victimarios, sino seres humanos lidiando con sus complejidades.
Mansoor, que adora a su hija y a su familia, llora acongojado ante la vergüenza y el deshonor que significaría que su hija rechace el compromiso hecho a la distancia.
Zahira —a quien la cámara muchas veces sigue en primeros planos cerrados— se debate ante la imposibilidad de tomar decisiones: cualquier opción tiene un altísimo costo para ella.
Su hermana casada llega de Barcelona a convencerla. “¡Claro que es injusto! Somos mujeres. Todo es injusto en la vida”, le dice ante sus alegatos.

AMOR, ALEGRÍA Y DOLOR EN UNA PELÍCULA SENSIBLE Y MUY CONTEMPORÁNEA

Aunque se trata de un drama, La Boda es una película llena de momentos luminosos y cálidos. Lina El Arabi contribuye mucho a ello: la actriz es capaz de mostrar de manera natural y convincente a la joven juguetona, alegre y de gran temple sobre la que va la película. Una chica cuyo rostro se ensombrece cuando se siente atrapada y no termina de convencerse de los pasos que va dando.
Si el tránsito de la adolescencia a la adultez es en sí complejo, para Zahira y su familia ello puede bordear ribetes trágicos.
Streker utiliza muy adecuadamente el recurso de la elipsis, marcando y deteniéndose, en cambio, en escenas y encuadres cargados de sentido.
Amor, alegría y dolor se dan la mano en una película sensible y muy contemporánea.
Bella, intensa y muy buena.

Categorias: Drama

Relacionados

Copyright Anajosefasilva.cl 2014