Home > Suspenso > «LA CUMBRE ESCARLATA»: TRAGEDIAS DE FANTASMAS Y AMORES GÓTICOS

«LA CUMBRE ESCARLATA»: TRAGEDIAS DE FANTASMAS Y AMORES GÓTICOS

“Crimson Peak” Director: Guillermo del Toro Reparto: Mia Wasikowska, Tom Hiddleston, Jessica Chastain, Charlie Hunnam, Año: 2015. Duración: 119 min.. País: Estados Unidos ENTRETENIDA

«LA CUMBRE ESCARLATA»: TRAGEDIAS DE FANTASMAS Y AMORES GÓTICOS

Edith (Mia Wasikowska) pierde a su madre cuando aún es una niña en el Nueva York de fines de siglo. Ella cree en fantasmas. Y cómo no, si su propia progenitora ha ido a visitarla no mucho después del funeral, envuelta en tenebrosos velos negros para susurrarle que tenga cuidado con la cumbre escarlata.
Convertida en una bella joven y muy unida a su padre, un próspero comerciante, Edith sueña con convertirse en escritora, como Mary Shelley. Pero su manuscrito sobre fantasmas es rechazado por poco romántico.
Edith, con sus arrojos contestatarios es en realidad una cándida y buena chica que cae rendida a los pies de un desconocido, Thomas Sharpe, que la seduce como hay que hacerlo: con buen verso.
El misterioso y atractivo joven británico ha llegado a Nueva York acompañado por su inquietante hermana Lucille (genial Jessica Chastain), a proponerle negocios al padre de Edith.
Las cosas se precipitan y tras un trágico acontecimiento, Edith se casa con Thomas y parte con él y su ahora cuñada a su nuevo hogar en un páramo de Escocia: Allerdale Hall, un castillo en ruinas en medio de la nada, con el techo roto, lleno de habitaciones y rincones siniestros y donde el agua de la tina es de color rojo «a causa de la arcilla» (hay que estar muy enamorada para no salir arrancando).
O sea, gótico, gótico, gótico (como que se le pasó la mano a la dirección de arte).
Con todo, «La cumbre escarlata» instala su atmósfera desde la primera escena, mantiene una tensión que no afloja y con su juego de cámaras subjetivas logra poner los pelos de punta muchas veces.
Los fantasmas y el color rojo empiezan a adueñarse de la pantalla a medida que corre el metraje y nuestra protagonista, como en el castillo de Barba Roja, no para de curiosear y descubrir lugares y objetos cada vez más siniestros.
Menos mal porque hay harto, pero harto, secreto por descubrir ¡y uno quiere saber!
En esta película, Guillermo del Toro («El espinazo del diablo», «El laberinto del fauno», «Hellboy», «Titanes del Pacífico») se acerca mucho más al mundo fantasmal de un Edgar Allan Poe que al género de terror del cine que se produce hoy por toneladas. La estética -sobre todo en las figuras fantasmagóricas- inevitablemente remite al rico imaginario mexicano vinculado al mundo de los muertos.

IDEAL PARA: que las chicas buenas aprendan que es mejor quedarse con los chicos buenos.

Categorias: Suspenso

Relacionados

Copyright Anajosefasilva.cl 2014