Home > Netflix > SERIES DETACADAS DE NETFLIX

SERIES DETACADAS DE NETFLIX

DESTACADAS NETFLIX

SERIES DETACADAS DE NETFLIX

Estas son algunas de las series destacadas de Netflix que están disponibles actualmente en la plataforma.

THE CROWN TEMPORADA 5: SOMOS UN SISTEMA, NO UNA FAMILIA

The Crown, temporada 5 ya está disponible en Netflix.

El tema que atraviesa esta temporada, que va de 1991 a 1997 (con algunos racontos), es la discusión acerca de la monarquía y el juicio de los ciudadanos sobre la institución.

Y, derivado de ello, aquel mantra, “Somos un sistema, no una familia”, que tendrá distintos énfasis según quien lo diga (y lo vivencie).
Como tema secundario, pero no menos importante, el periodismo.

Son 10 episodios, de los cuales hay al menos un par de los que se podría haber prescindido perfectamente: por ejemplo, el dedicado a Al-Fayed (padre de Dodi) desde que era un joven vendedor callejero en Egipto. También aquel que se detiene en la afición del Príncipe Felipe (Jonathan Pryce) por los carruajes tirados por caballos. Más aún porque viene después de un capítulo bellamente filmado pero más bien expositivo, sin nervio dramático.

A su favor hay que decir que en esta temporada de The Crown abundan exteriores refrescantes, planos cenitales y variados escenarios. La dirección de arte y el diseño de la producción ¡extraordinarios!

Esta ya larga serie, con tantos personajes, que además requiere cambio de elenco por cuestiones etarias, es la mejor prueba de la impresionante cantidad de grandes intérpretes con que cuenta Gran Bretaña. Ninguno destiñe, aunque siempre el espectador está tentado a comparar las similitudes físicas del actor con aquel a quien representa: no hay que olvidar que lo que importa es cuán pronto nos convencemos que estamos frente a determinado personaje y nos olvidamos si se parece o no al de la vida real.

Y aquí hay que volver a recordar que esto es una ficción y que, por ejemplo, la idea que uno se ha formado del actual rey Carlos III se aleja del personaje que encarna Dominic West: acá hay una opción dramática de los realizadores. Porque ¿sabemos de verdad cómo ha sido y es Carlos (y cualquier otro) puertas adentro?

Imelda Staunton, como la recién fallecida reina Isabel II, desde que aparece se planta convincente, con un personaje rotundamente alejado de su muy popular Dolores Umbridge, de la saga de Harry Potter. Dicho lo anterior, nadie superará a Olivia Colman. Y Lesley Banville (Princesa Margarita): es una pena que tenga una presencia más bien decorativa porque es una ¡inmensa actriz!, de amplio registro. Hay un episodio más bien insustancial donde cobra protagonismo.

Pero en este entrar y salir de personajes (es una historia bastante coral) lejos lo mejor de la temporada es Elizabeth Debicki (Lady Di): uno se pasa la serie esperando verla entrar a escena. Y por estas desviaciones que menciono al comienzo, por lo general termina diluyéndose. O bien, aquellos momentos tan esperados, son apenas un par de cuadros en una escena.

A la inversa, las intervenciones de Camila Parker-Bowles (Olivia Williams), aunque menos, están cargadas de tensión dramática. Y el muy contenido Jonny Lee Miller ¡brillante! como el Primer Ministro John Major. Cuando lleguen al último capítulo sabrán que TIENE que haber una sexta temporada.

The Crown (Temporada 5)
Creador: Peter Morgan.
Elenco: Imelda Staunton, Jonathan Pryce, Lesley Manville, Jonny Lee Miller, Dominic West, Elizabeth Debicki, Marcia Warren, Claudia Harrison, Flora Montgomery, Olivia Williams.
10 episodios.

BLONDE: RETRATO DE MARILYN SIN CONCESIONES

A ratos pesadillesca, casi siempre tristísima, ruda y de escenas brutales y aberrantes, Blonde dibuja un retrato sin concesiones del alma trizada que habitaba el bello cuerpo de Marilyn Monroe.

Ciertamente no es una biopic: de su historia de niña abandonada, de fragilidad jamás cuidada, solo hemos conocido retazos.

Rotundamente vulnerable, como cualquier ser humano que ha sido quebrado cuando más necesita delicadeza, quizás aún nos abruma ese terrible contraste de oscuridad y luz, esa rutilante que emanaban su belleza y su sonrisa incontestables.

Por eso las decenas de documentales, películas, series, biopics que proliferan y especulan sobre ese misterio sin resolver que es Marilyn.

Joyce Carol Oates imaginó en su novela “Blonde” (2000) esa infancia, la de Norma Jean, que la dejó indefensa para siempre; y desde allí siguió imaginándola, caminando entre esa manada de lobos-hombres poderosos por donde decidió dirigir sus pasos. Todo por la ilusión naif de vivir el sueño que su inimitable belleza y natural sensualidad le permitían: ser una estrella de Hollywood.

Andrew Dominik ahora traslada a la pantalla aquella vida que se imaginó la escritora estadounidense y recoge su atmósfera sombría y cruda.

Destina menos tiempo de metraje a la niña aquella en manos de una madre insana y que termina en un Orfanato.

Aún así la pesadilla sigue. Porque Blonde es mucho más duro que el lado B de Marilyn. Y la vida tampoco le sonríe una vez que la fama y el dinero le llegan a raudales.

En su temprana juventud aparecen dos personajes que juegan con ella a la perversión y la seducción a tiempos trenzados: Charlie Chaplin Jr. (Xavier Samuel) y Edward G. Robinson (Evan Williams).

Pero lo que resta es más amargo aún.

Porque Norma Jean es pasto de abusadores —productores, Joe Di Magio, Kennedy— y su aparato emocional, su sistema defensivo, están dañados sin remedio.

Dominik comienza mostrando a esa Norma Jean de 6 años, de ojos muy abiertos y desconcertados, para ir a aquella que conocimos filmando, casada con Joe Di Maggio (Bobby Cannavale) y luego con Arthur Miller (Adrien Brody), usada como objeto de placer por John Kennedy, maltratada de una u otra forma por todos ellos.

Todo aquello se nos da entre blanco y negro, color, pantalla cuadrada, efectos digitales para deformar rostros (monstruosos fotógrafos en la mirada de ella).

Aquí no hay matiz alguno. Desaparece la genial actriz, la seductora y fascinante mujer que vimos en sus películas, entrevistas y encuentros públicos. Esta Norma Jean es una niña mujer casi siempre llorosa o consternada. La que no cesa de buscar a su padre, que nunca conoció y nunca conocerá, del que (supuestamente) recibe cartas (“Solo te he conocido a la distancia. Nunca he querido ser cruel”).

Ana de Armas ha conseguido, con sangre, sudor y lágrimas, su credencial de actriz dramática a toda potencia.

Si algo consigue el director es sumergirnos en la misma violencia de su protagonista, padeciéndola junto con la víctima que es la misma cámara, sus ojos, el latir de su alma martirizada.

ADVERTENCIA: la película es chocante (vuelva a leer el primer y el último párrafo), incómoda e incluso habrá a quienes les resulte irritante.

Blonde
Dirección y guión: Andrew Dominik
Novela: Joyce Carol Oates
Fotografía: Chayse Irvin
Reparto: Ana de Armas, Bobby Cannavale, Adrien Brody, Julianne Nicholson, Evan Williams, Xavier Samuel
EE.UU., 2022
Duración: 2 horas 46.

LA EMPERATRIZ: RELATO POLÍTICO-HISTÓRICO

Imprescindible y ¡adictiva! La Emperatriz más que desmitificar la edulcorada visión que nos dejó la saga de Sissi Emperatriz —con la bellísima Rommy Schneider como protagonista—, el gran valor de esta serie es que es un potente y rico relato político-histórico.

Justo cuando presenciamos online el cruento ataque de Putin contra Ucrania, todo aquello que vamos viendo en La Emperatriz nos recuerda cuán conectada está la historia de occidente (y del orbe). Porque la historia es un continuo.

El entonces poderoso Imperio Austro-Húngaro, como todos, decía defender su status de tal. El mismo que terminó en Sarajevo en ese episodio que dio pie a la Gran Guerra, la que fue “solucionada” tan mal (Tratado de Versalles) que no tardó en explotar la Segunda Guerra Mundial. Y si todo ello “reordenó” el mundo, la sangrienta Guerra de los Balcanes (por nombrar una) se encargaría de hacernos ver que los “arreglos” no fueron tal, justamente en aquella parte del mundo.

Aunque ha sido profusamente alabada por su Dirección de Arte —y con mucha razón— hay al menos un par de “detalles” en La Emperatriz que hace ruido en peinado o vestuario. Pero son detalles. Lo que sí sobra es el sexo de película noventera, que tampoco es que sea excesivo.

La serie alemana ficciona con la historia de Isabel de Baviera (Devrim Lingnau), posteriormente de Austria, desde 1853, cuando conoce al emperador Francisco José I de Austria y se casa con él. En Francia la Revolución Francesa había concluido con Bonaparte como Emperador.

La madre de Francisco José, la archiduquesa Sofía, es un águila de garras poderosas: aguda, diestra y decidida, es pieza clave en esta partida de ajedrez. Pero Isabel, con su carácter desconcertante y espíritu libre, tiene lo suyo y no solo por su sensibilidad y carisma.

En este tablero difícil y cambiante hay mucho rey, reina, caballos y alfiles. (Y a no descuidar a los peones). Las intrigas, las luchas de poder, las traiciones ocultas, los giros no se detienen. Y son del todo verosímiles y sorprendentes. Muy lejos de lo telenovelesco, durante “la boda”, en relatos paralelos se suceden trascendentes hechos y situaciones que están lejos del clásico desfile de vestuario y bailes.

La T2 se espera para el próximo año.

La Emperatriz ( Die Kaiserin )
Dirección: Florian Micoud Cossen, Katrin Gebbe, Kati Eyssen (Creador).
Guion: Kati Eyssen, Bernd Lange, Janna Maria Nandzik, Lena Stahl.
Reparto: Devrim Lingnau, Philip Froissant, Melika Foroutan, Johannes Nussbaum, Elisa Schlott.
Alemania, 2022
Duración: Seis capítulos de 55 min.

DESAPARECIDA EN LORENSKOG: MISTERIO SIN RESOLVER

Desaparecida en Lorenskog, este true crime europeo es un misterio sin resolver. En contraste con el caso anterior, en estos hechos policiales ocurridos en Noruega en 2018, la acuciosidad, la pulcra organización, los recursos precisos y muy bien empleados marcan la investigación. Ese año, Anne-Elisabeth Hagen, de 69 años, esposa de un rico empresario, desapareció de su casa, una mansión ubicada en un suburbio de Oslo.

La serie, que ficciona los hechos, sobre todo la vida personal de algunos protagonistas, sigue a los oficiales de la Policía a cargo del caso, luego a periodistas que se dedicaron a investigar y también a ciertos informantes. Allí se detiene, por ejemplo, en la labor periodística, su empeño y sus limitaciones, encarnadas principalmente en una joven reportera, la editora y un profesional que sufre las consecuencias de encontrarse con personajes siniestros.

Las posibles pistas se movían entre Noruega, Suecia e incluso personajes de Polonia. En un momento, el marido de la secuestrada, Tom Hagen, fue sindicado como el principal sospechoso. Y también apareció una carta de rescate solicitando 10 millones en criptomoneda Monero (imposibles de rastrear).

Hubo arrestos, datos que al final no condujeron a nada. Desde 2021, este es un caso abierto. Incluso en estas historias, el espectador está acostumbrado a un “happy end”. Aquí se irá de bruces contra la realidad: la serie es tan fascinante como desconcertante.

Desaparecida en Lorenskog (Forsvinningen på Lørenskog)
Dirección: Fredrik Horn Akselsen, Gjyljeta Berisha, Erik Skjoldbjaerg.
Guion: Fredrik Horn Akselsen, Stephen Uhlander, Torjus Hembre Singstad, Nikolaj Frobenius.
Reparto: Yngvild Støen Grotmol, Jonas Strand Gravli, Christian Rubeck, Henrik Rafaelsen
Noruega, 2021
Duración: Cinco episodios de 50 min

Categorias: Netflix

Relacionados

Copyright Anajosefasilva.cl 2014


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /home/ulasaloc/public_html/anajosefasilva.cl/wp-includes/functions.php on line 5279

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /home/ulasaloc/public_html/anajosefasilva.cl/wp-includes/functions.php on line 5279