Home > Drama > SOFIA COPPOLA Y SU MUY NEOYORKINA ON THE ROCKS: MI PADRE Y YO

SOFIA COPPOLA Y SU MUY NEOYORKINA ON THE ROCKS: MI PADRE Y YO

EE.UU. 2020. Duración: 95 min. Dirección y guión: Sofia Coppola Reparto: Bill Murray, Rashida Jones, Marlon Wayans, Jenny Slate, Barbara Bain, Natia Dune, Jessica Henwick, Nadia Dajani. En AppleTV.

SOFIA COPPOLA Y SU MUY NEOYORKINA ON THE ROCKS: MI PADRE Y YO

Parece injusto decir que On The Rocks es una comedia de equivocaciones y aventuras porque lo que consigue Sofia Coppola es desarmar un género y construir con él un drama cotidiano desde la más absoluta originalidad.
Desde aquella primera breve “imagen”, con la pantalla en negro, en que escuchamos un diálogo entre un padre y su niña, sabemos que esa complicidad entre Laura (Rashida Jones) y Felix (Bill Murray) atravesará esta historia. Aunque enseguida nos traslade, también escuetamente, al matrimonio de Laura con Dean (Marlon Wayans). Una secuencia de escenarios exquisitos, que sitúa a los novios en un glorioso erotismo.
Es solo el prólogo. Coppola es directa y elocuente porque tiene claro a lo que va. Y eso es Nueva York, 7 años después (¿la comezón del Séptimo Año?): la pareja vs la familia.
Laura y Dean tienen dos hijas pequeñas, los cuatro son felices en un hogar auténticamente alegre y armónico. A Dean le va muy bien con su emprendimiento que, eso sí, lo mantiene viajando a menudo. Mientras, Laura está estancada: escritora con reputación, en su iluminado y espacioso escritorio, “cuando puede” se enfrenta a esa temida página en blanco.
El “cuando puede” significa la vida de dueña de casa: llevar todos los días a la mayor al colegio, mientras empuja el cochecito de la menor y en las filas de entrada se convierte en la confidente involuntaria de otra madre que majaderea con cuitas tediosas. Y vuelta a casa.
Sofia Coppola es diestra poniendo en escena la rutina —esa aplastante— con pinceladas precisas y, de paso, cómicas.
También en recordarnos que nadie se da cuenta cuándo se está encerrando en la mirada propia: así el mundo, las realidades y la interpretación de ellas se vuelven estrechas, presas de un estado anímico que nos alejan de lo que de verdad ocurre en nuestro entorno.

UN OBJETO DISONANTE Y LA GLORIOSA ENTRADA DE BILL MURRAY

Es en ese proceso que la rutilante novia que fue Laura llegó a ser hoy una mujer apagada, que no reconoce su brillo ya oculto, cuyas inseguridades se retroalimentan un fin de semana con su madre y familia, en aquella mansión rodeada de grandes jardines.
Por eso, el descubrimiento de un objeto disonante desencadena lo que sigue.
¿Qué queda? Llamar a su cómplice de la vida: papá.
La entrada que Coppola le brinda a Bill Murray es gloriosa. Si en Perdidos en Tokio (2003) la directora le abrió la ocasión de mostrar al mundo su calado de gran actor, Murray le devuelve la mano construyendo un personaje magnético e inolvidable.
Felix es un viejo pero muy vital “bon-vivant”, culto, refinado, mundano, un playboy muy vivido y sobre todo ¡encantador!, en todo el sentido de esa palabra. Astuto pero delicado, decide ayudar activamente a su indecisa “pequeña» con las dudas que la corroen.
Aunque Felix pueda meter la pata con sus singulares actuaciones, solo una gran quebrazón de vidrios sacará a Laura de su estado de aletargamiento vital.
Los giros, pequeños y grandes, son todo lo que un espectador agradece en una buena historia.
Personajes y película son ¡entrañables y encantadores!
Y lo que Sofia Coppola lleva a la pantalla con gran oficio en On The Rocks es una reflexión atingente y aguda, que exuda vitalidad, cercanía, afecto, humor.

(En AppleTV).

 

Categorias: Drama

Relacionados

Copyright Anajosefasilva.cl 2014